martes, 6 de julio de 2010

ANTONIO HERNÁNDEZ PALACIOS: EL ARTE DEL CÓMIC

“Yo creo que el arte debe servir para algo. No creo en el arte como un mero entretenimiento o diversión al servicio de unos pocos...”

“Hay que leerlo todo, desbrozando el conocimiento a veces transmitido por los cantares de gesta, hermosos, pero poco fiables como documento. Ignacio de Loyola es alto y espigado en las pinturas realizadas por sus enamorados, cuando su realidad es otra: era el más bajito de su familia y un tanto cabezota.”


Nació el 16 de Junio de 1921 en una familia humilde del Madrid de la época. Estudió Bellas Artes y fue alumno de pintor onubense Vázquez Díaz, pero su original estilo mama del dibujante Daniel Urrabieta Vierge (conocido por sus ilustraciones de El Quijote) del que aprendió virtuosismo, minuciosidad, la búsqueda del encuadre perfecto, y del rigor inherente al retratista.


Trabajó en publicidad, carteles cinematográficos, pinturas, dibujos, ilustraciones etc., hasta que en septiembre de 1943 publica en la revista CHICOS una historieta basada en la Legión Extranjera titulada: EL ENMASCARADO DEL DESIERTO. Por las mismas fechas dibuja también dos capítulos de EL CAPITÁN MARAVILLAS (Editorial Valenciana, 1943). Retorno al campo comercial publicitario, que era mucho más rentable, hasta que en 1961 la Editorial Rollán le publica DOC SAVAGE con guiones de Miguel González Casquel.


En noviembre de 1970 se produce un punto de inflexión en la carrera de A. H. Palacios, aparece TRINCA publicada por la Editorial Doncel (una sociedad afín a la Prensa del Movimiento, y dirigida por Isidoro Carvajal. Sorprendentemente la revista TRINCA se empapaba del espíritu de los cómics juveniles franceses y belgas. En los estertores del régimen llegaba un poco de viento fresco limpiando el tufo mediocre del franquismo; pertenezco a aquella afortunada generación de lectores de TRINCA, y también de la revista STRONG. Gracias a ellas nuestra infancia fue, como mínimo, más divertida, europea y cosmopolita) Con guiones del propio Palacios publicaron MANOS KELLY, EL CID y LA PAGA DEL SOLDADO; son sus obras maestras. TRINCA murió en abril de 1973 cuando alcanzaba su número 65, nunca supe el porqué. Pero A. H. Palacios ya se había hecho famoso en el mundo del cómic, de hecho en 1974 le concedieron el premio Yellow Kid (el Oscar del cómic) al mejor dibujante internacional en el salón italiano de Lucca.

En 1979 la revista LUCKY LUKE de la editorial francesa Dargaud le encarga el western MAC COY, esta vez con guiones de Jean-Pierre Gourmelen, obteniendo un enorme éxito, llegándose a traducir a 18 idiomas. A la vez la editorial Ikusager le produce 3 volúmenes de una historia de la Guerra Civil española, basada en vivencias del propio autor: ELOY (1979) RIO MANZANARES (1980) y EUSKADI EN LLAMAS (1981) también RONCESVALLES (1980) y LA TOMA DE COIMBRA que es la parte de EL CID que TRINCA no pudo publicar. Su carrera profesional en el cómic continúo en plena madurez con una gran cantidad de obras, la mayoría de encargo, pero todas ellas con ese carácter épico, de imágenes impactantes, y relatos crudos, entre ellas: HISTORIA DE ANDALUCIA (1983), GORKA GUDARI (1987), CARLOS V (1999), FELIPE II (1999)


Antonio Hernández Palacios falleció en enero de 2000, con más pena que gloria para el mundo cultureta de la capital del Estado. Me gustaría que este post sirva como tributo tardío, porque estoy seguro que el mejor homenaje que se le puede hacer a un autor y artista es visionar, leer y divulgar su obra.

Para saber más visita:
>comic-historietas.blogspot.com
Publicar un comentario