lunes, 16 de marzo de 2009

EL MISTERIO ÖTZI

Le mystère Otzi (mort suspecte, il y a 5000 ans)
Un documental de Richard Dale
–Fr Reportages émissions Sat-Rip 2005
Una coproducción: Dangerous Films / Nèria Productions BBC / Discovery Channel / ProSieben / France 2

-ACTORES Ötzi: Mark Noble; Chasseurs d’ours: Mark Caroll; Piede agile % Totem Boy: Jordan Metcalfe; Aigle: Jonathan Redwin; Printemps: Tamsin Fessey
-COSEJEROS CIENTÍFICOS: Laurent Bernat, Christian Chovillot, Michel Vigier, Eric Bougot, Josiane Salazar, Jacqui Woods, John et Val Lord, Neil Burridge, Steve Mason
-ESCRITO: Andrew Bampfield
-DIRECTORES DE PRODUCCIÓN: Alain Lacour y Patricia Wrobel-Thomson
-MÚSICA COMPUESTA: Alan Parker

Los restos momificados de Otzi fueron descubiertos en Septiembre de 1991 en los Alpes Orientales cerca de la frontera austro-italiana. El hombre tenía aproximadamente 46 años de edad cuando murió, De pequeña estatura (1,64 m), pero bien proporcionado, sufría de artrosis y de triquina, un parásito intestinal, pero llevaba consigo un hongo para tratarlo. Antes de morir, ingirió una papilla hecha con carne y trigo. Estaba vestido con pieles de cabra amarradas con tendones de animales, un gorro de piel de oso pardo y botines de piel de ciervo. Su capa de hierbas le servía como sábana para dormir. Llevaba en la cintura una bolsa donde guardaba yesca y un percutor de pirita para encender fuego. Cerca de él, tenía un hacha de cobre, un puñal de sílex, una red para cazar, un arco de madera, flechas y un cesto.Los exámenes revelaron que había sido herido severamente por una flecha y posiblemente rematado con un golpe de maza en el rostro. Su cuerpo fue preservado casi completamente, junto con una serie de prendas de ropa y armas, proporcionando una visión sin precedentes del Neolítico Tardío o Edad de Cobre en Europa. Desde 1998, ha estado en exhibición en el Museo de Arqueología del Sur del Tirol, en Bolzano, Italia.

“La visión de este cuerpo, donde cada detalle está unido milagrosamente a la vida prehistórica, nos transporta a la verdad y a la realidad de la humanidad mítica que funda nuestras sociedades” Jean-Pierre Mohen (Historia de la Humanidad)

¿DÓNDE VIVIÓ ÖTZI? El hombre momificado de las nieves hallado en Los Alpes ha sido objeto de numerosas investigaciones que han llegado a varias conclusiones: su secuencia de ADN, su alimentación, la causa de la muerte, su edad que al fallecer era de unos 46 años, y que había vivido hace unos 5200 años en el sur del Tirol. Quedaba aún la cuestión de donde vivió la mayor parte de su vida, ya que sus días finales los pasó en el área al sur de donde se encontró. Ötzi vivió en un entorno de radio no superior a los 60 km desde su nacimiento hasta su muerte. Para llegar a esta conclusión los investigadores han empleado algunas muestras del cuerpo de Ötzi y su análisis isotópico comparado con el de muestras de suelo y plantas de la región. En cuanto a su edad temprana, el esmalte dental permanece estable desde que se forma el diente y se mineraliza unos meses antes que la adyacente dentina. La relación entre los radisótopos cosmogénicos estroncio-87 y estroncio-86 permite establecer el tiempo y circunstancias en que se formaron ambas y comprobar su variación al alterarse su dieta durante sus primeros 3 a 5 años de vida. Para determinar dónde y cómo vivió Ötzi en edad adulta, los investigadores han utilizado tanto los valores de la relación estroncio-87/estroncio-86 como la de los isótopos plomo-206 y plomo-204, con el fin de determinar el origen del agua y de los suelos de donde procedían sus alimentos. Por otra parte, la relación entre los isótopos estables de oxígeno-18 y oxígeno-16 contribuye a esclarecer la altura de su hábitat. Todo ello ha podido establecerse a partir del análisis de pequeñas muestras del fémur, de las aguas y del suelo de la zona, indicando que Ötzi se trasladó hacia el norte durante unos 10 ó 20 años después de su juventud. La última parte de su vida se ha podido investigar a partir de los restos de mica blanca hallados en sus restos de estómago e intestinos, procedentes probablemente de las piedras utilizadas para moler el trigo y la cebada con los que se alimentaba, datados por la relación isotópica argón-40/argón-39, así como por los restos de polen y musgo de su intestino. Fuente: Science, 31 octubre 2003
Hoy apenas podemos hacernos una idea del aspecto que debía ofrecer el paisaje a un observador de hace más de 5.000 años. En Tirol del Sur se cultivaban cereales en el Neolítico, hoy frutales y vid; el uso intensivo del suelo ha expulsado la vegetación natural, sólo las regiones más inhóspitas pueden conservar algo del manto vegetal que vio Ötzi.




A LA SOMBRA DE LA SABINA repasa, reproduce y actualiza parte de unas viejas notas recogidas del libro EL HOMBRE DE LOS HIELOS de Konrad Spindler. Círculo de Lectores, 1993.
.

El hallazgo casual de la momia se produjo el 19 de Septiembre de 1991, por parte de dos montañeros alemanes. En un principio creyeron que se trataba del cadáver de un alpinista contemporáneo, de hecho las primeras horas el hallazgo se trato como si fuera del rescate de un cuerpo. Hubo mucha gente y todo el mundo metió mano, incluido el mítico montañero Reinold Messener. Seguramente ese primer desbarajuste ocasionó la perdida de importantísima información arqueológica.




No se pudo datar el cuerpo por dendrocronología, se necesita un mínimo de 50 anillos y el objeto de madera que más tenía es el mango del hacha, pero sólo tiene 27. Con Carbono 14 se estipulan entre 3.300 a 3.200 a. de C.


EL ARCO estaba en proceso de fabricación, es de madera de tejo Taxus baccata. Muy utilizada para arcos desde la prehistoria hasta el siglo XVII. Es una madera muy resistente y elástica, no se astilla y no tiene resina como las otras confieras. Mide 182 cm., es más alto que Ötzi, que media 1,60 mts. Posiblemente desarrollaba más de 25 kilos de fuerza; seria letal de 30 a 50 metros, aunque un buen arquero alcanzaría los 90 o hasta los 180 dependiendo totalmente de la suerte para darle al blanco.


EL HACHA tiene hoja de cobre y mango acodado de tejo. Las hachas con agujero parece ser un invento de los celtas. Normalmente se utilizaba madera de fresno, encina o haya. Mide 60,8 cm. Para unir la madera y el cobre utilizo alquitrán de abedul, pegamento universal de la prehistoria, envuelto en tiras de cuero. La hoja del hacha mide 9,3 cm., se afilaban como una guadaña, es decir martilleando el filo, así se hace más delgada y no se pierde metal. Para fabricarla se utilizó un crisol de cerámica lo suficientemente grueso para soportar temperaturas de 1.100 grados. El cobre puro tiene riesgo de que cuando se vierte al molde suele dejar burbujas de aire, que después producirán fisuras.




Para los arqueólogos resultó un poco decepcionante que Ötzi no llevará ningún recipiente de cerámica. La costumbre es identificar las culturas y los pueblos gracias a sus cacharros. A la arqueología también se la podría llamar cacharrología, se sirven casi exclusivamente de ollas, jarras, cántaros, cazuelas, fuentes, cuencos y platos; según su forma ornamental y también las tendencias de la moda (como hoy) Si hubiera llevado cerámica se hubiera sabido rápidamente de donde procedía, pero llevaba recipientes de corteza de abedul, un material ligero y flexible.


EL PUÑAL tiene dos filos y una longitud de 12.8 cm. Se fabricaba una cuchilla de pedernal a partir de una piedra entera que después se afilaba con un retocador. Los aborígenes australianos no necesitan mucho tiempo para transformar la base de una botella de cerveza en una elegante punta de vidrio. La empuñadura del puñal es de fresno de 8,9 cm, la cuchilla de silex se encajaba y ataba con tendones frescos, duros como un hilo de nylon actual. El puñal no tiene ninguna belleza, es simplemente útil. LA VAINA DEL PUÑAL es de fibras vegetales de tilo de 12 cm.


EL RETOCADOR del puñal de silex fue el primero que se encontró en un yacimiento arqueológico, de hecho pensaron que era una especie de mechero. Averiguaron que la punta era de cuerno de ciervo, redondeado y pulido. Gracias a la arqueología experimental y al estudio antropológico de pueblos actuales en fase tecnológica prehistórica hemos sabido que cuando el hueso se desgastaba simplemente se saca punta como a un lápiz, también que preferían hueso de animales salvajes que es más resistente que el de los domésticos.


LA RIÑONERA es de cuero y la llevaba atada a la cintura debajo de la ropa, dentro se encontró un encendedor de silex y un yesquero completo (para hacer fuego) :
-Piedra de pirita
-Fragmento de pedernal
-Dos lascas de pedernal
-Un hueso
-Una concha
-La yesca (un hongo seco)
Ötzi llevaba el yesquero por seguridad, para usar en caso de mal tiempo, porque también portaba ascuas en un pequeño brasero.


EL CARCAJ es un saco rectangular de piel que se estrecha en la parte inferior. La piel es de corzo o ciervo, no es de alce, aunque en la época todavía sobrevivían en los valles tiroleses. Estaba cosido y con una varilla de avellano a lo largo para darle rigidez. Tiene una longitud de 92,2 cm., y llevaba en su interior dos flechas listas para disparar de 85 cm., son de madera de viburno (un arbusto) con punta de pedernal y plumas en la trasera. Llevaba consigo un arco en proceso de fabricación. Es de suponer que perdió el arco y fabricaba otro. Comenzaba a tallarlo cuando acampó al atardecer, cuando le sorprendió la muerte el trabajo lo tenía avanzado. Era un experto, guardó la cuerda en el carcaj, para ponerla después. El listón de refuerzo del carcaj estaba roto. Depositó el carcaj a unos 5 mts. de la fisura rocosa en cuyo fondo iba a morir. Al carcaj le faltaba la correa y el capuchón ya antes de llegar. Había consumido flechas e iba a fabricar más. Esta claro que Ötzi tubo un episodio muy problemático al que sobrevivió, después de aquel desastre se hizo con algunos repuestos y obviamente era perseguido cuando se introdujo el las montañas sin el equipo completo, lo cual era arriesgado como lo es hoy.


Era el final de la primavera, un tiempo impredecible en los Alpes (recuerdo una noche en el Furkapass, con una tienda de campaña achopada y mi hermano vomitando) donde un cambio de tiempo puede resultar fatal. Iba con pocos víveres (sólo una endrina y un pedazo de cecina). Aún siendo un experto (zamarra herbácea y calzado con forro de heno y prendas de piel) tuvo que tener un importante motivo para aventurarse a 3.210 mts. en el paso de Hauslabjoch (comunica los valles de Ötztal en Austria y Vinschagau en el Tirol italiano donde se habla alemán; el cuerpo se encontró a 330 mts. al sur del puerto, a sólo 93 mts de la frontera actual)


LA POSTURA DEL CADAVER nos hace elucubrar sobre las últimas horas de Ötzi, tal vez fue sorprendido por una tormenta de nieve, estaba herido y exhausto, busco refugio en una fisura rocosa y se dispuso a pernoctar. Dejo el hacha, el arco y el zurrón, comió algo. Cuando se hizo de noche sabia que dormirse era la muerte. Avanzo dando tumbos y se le cayó el carcaj, tropezó contra la pared rocosa y también se le cayó el brasero portátil y el gorro con barbuquejo. Ötzi tenía una punta de flecha alojada en el pulmón izquierdo cuando murió, junto a un rasgón pequeño en su capa. El tallo de la flecha había sido quitado, por sí mismo o por un compañero. También tenía cortes en el pecho y en la mano y la muñeca derecha, y contusiones. Se han encontrado rastros de sangre en sus objetos, al analizar su ADN se encontró que no era de Ötzi, hay vestigios de otras cuatro personas. Estaba magullado, había participado en alguna reyerta y entonces se tumbó sobre su costado izquierdo y puso la cabeza sobre la roca. Murió de frío sin darse cuenta. El cadáver se congelo esa misma noche.
Publicar un comentario