miércoles, 21 de diciembre de 2011

Juan de Lanuza, Diego de Heredia, Juan de Luna, defensores de las libertades de Aragón.

Salón de Sesiones, Congreso de los Diputados, Madrid.

“…a la derecha y a la izquierda del trono se leen en lápidas de mármol incrustadas en los muros nombres queridos de las libertades españolas: Juan de Lanuza, Diego de Heredia, Juan de Luna, defensores de las libertades de Aragón; Juan de Padilla, Juan Bravo, Maldonado, defensores de las libertades castellanas; por último, los nombres más modernos de Daóiz, Velarde, Mariano Álvarez, Porlier, Lacy, Álvarez Acevedo, Riego, el Empecinado, Mariana Pineda y Torrijos.”
Dos años en España durante la Guerra Civil, 1838-1840 -Charles Dembowski-
“De esta manera observamos como el diputado progresista Albareda presenta una proposición, tras el asesinato del General Prim, en la que se garantizan una serie de honores y prestaciones para su familia, al tiempo que al ex – presidente se le declara como benemérito de la Patria y se escribirá su nombre en una de las lapidas del Congreso de los Diputados, viviendo así, el general eternamente “entre los buenos patricios”. En la defensa de esta proposición Albareda señala:

Permitidme, Sres. Diputados, que en estos momentos, al pediros una cosa que está dentro de vuestros corazones, al pediros una cosa que todos creemos que es completamente justa, al pediros que el nombre del señor Marqués de los Castillejos se inscriba en esa lápida, al lado de los de Padilla, de Bravo, de Maldonado, de Lanuza, de Heredia y de Juan de Luna, os haga observar que del tiempo de esos insignes patricios arranca la idea de la libertad hasta el momento presente, en que esta libertad se realiza y consolida al través de tantas vicisitudes como presenta la gloriosa historia de la Nacion española.

 Padres de la patria y también como hemos visto, defensores de la libertad al lado de los nombres de personajes como Lanuza, de Heredia, de Juan de Luna. Será sobre todo el primero Lanuza el que acompañe a los comuneros en muchas de las referencias que se hagan de ellos en las Cortes, son en ambos casos víctimas de los abusos de los Austrias, unos de Carlos I, el otro de Felipe II, padre e hijo quienes con el ajusticiamiento de estos héroes entierra las libertades de los pueblos de Castilla y de Aragón."


Diario de sesiones de las Cortes Constituyentes (1869-1871) (27), Alvareda y Sezde, José Luis, núm 331, 30-12-1870, pág. 9565.


Lápida en la Plaza de Lanuza, posible emplazamiento del cadalso.

Monumento al Justicia (ya veremos como lo deja el presunto Belloch y su puñetero tranvía)


Salón de Sesiones, Congreso de los Diputados, puerta derecha donde se lee la lápida con los nombres de varios de los héroes de la guerra contra Napoleón.


Publicar un comentario