miércoles, 20 de septiembre de 2017

Falta de fundamentación en el Derecho Internacional.

Declaración sobre la falta de fundamentación en el Derecho Internacional del referéndum de independencia que se pretende celebrar en Cataluña

Ante los errores en la invocación del Derecho Internacional para dotar de fundamento jurídico a la ley del referéndum de autodeterminación, los miembros de la Asociación Española de Profesores de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales (AEPDIRI) abajo firmantes consideran que es su obligación cívica formular la siguiente declaración:

1. Según la doctrina de las Naciones Unidas y la jurisprudencia internacional, las normas del Derecho Internacional General relativas al derecho de autodeterminación de los pueblos sólo contemplan un derecho a la independencia en el caso de los pueblos de los territorios coloniales o sometidos a subyugación, dominación o explotación extranjeras.


​2. A la luz de la práctica internacional, no puede excluirse un derecho de separación del Estado a comunidades territoriales cuya identidad étnica, religiosa, lingüística o cultural es perseguida reiteradamente por las instituciones centrales y sus agentes periféricos, o cuyos miembros son objeto de discriminación grave y sistemática en el ejercicio de sus derechos civiles y políticos, de forma que se produzcan violaciones generalizadas de los derechos humanos fundamentales de los individuos y de los pueblos.

​3. Nada en los Pactos Internacionales de 1966, en ningún otro tratado sobre derechos humanos, ni en la jurisprudencia internacional apunta a la consagración de un derecho de las comunidades territoriales infraestatales a pronunciarse sobre la independencia y separación del Estado.

4. Las normas generales del Derecho Internacional no prohíben que los Estados soberanos, atendiendo al principio de autoorganización, dispongan en sus propios ordenamientos jurídicos supuestos y procedimientos de separación de sus comunidades territoriales. La inmensa mayoría, lejos de hacerlo, proclaman la unidad e integridad territorial como principios básicos de su orden constitucional.

5. La Unión Europea respeta y protege la identidad nacional y la estructura constitucional y de autogobierno de sus Estados. Además, el Derecho de la Unión exige de éstos que respeten y hagan respetar el Estado de Derecho, de modo que todos los poderes públicos se sometan a la Constitución, a las leyes y a su aplicación por los tribunales.

6. Como Cataluña no es una entidad que disfrute de un derecho de separación del Estado reconocido por el Derecho internacional, el derecho de libre determinación no puede constituir el fundamento jurídico para consultar a los ciudadanos sobre su independencia, como pretende el referéndum previsto en la Ley 19/2017 del Parlament, actualmente suspendida por el Tribunal Constitucional.

19 de septiembre de 2017


Firmas:

– Prof. Dr. Carlos Esplugues Mota, Presidente de la AEPDIRI, Catedràtic de Dret Internacional Privat, Universitat de València.

– Prof.ª Dra. Paz Andrés Saenz de Santa María, Catedrática de Derecho Internacional Público, Universidad de Oviedo.

– Prof. Dr. Gregorio Garzón Clariana, Catedràtic de Dret Internacional Públic, Universitat Autònoma de Barcelona.

– Prof.ª Dra. Araceli Mangas Martín, Catedrática de Derecho Internacional Público, Universidad Complutense de Madrid.

– Prof. Dr. Xavier Pons Rafols, Catedràtic de Dret Internacional Públic, Universitat de Barcelona.

– Prof. Dr. Antonio Remiro Brotóns, Catedrático de Derecho Internacional Público, Universidad Autónoma de Madrid.

– Prof. Dr. Alejandro del Valle Gálvez, Catedrático de Derecho Internacional Público, Universidad de Cádiz.

– Prof. Dr. Rafael Arenas García, Catedràtic de Dret Internacional Privat, Universitat Autònoma de Barcelona.

– Prof.ª Dra. Caterina García Segura, Catedràtica de Re​lacions Internacionals, Universitat Pompeu Fabra.

– Prof. Dr. Rafael Casado Raigón, Catedrático de Derecho Internacional Público, Universidad de Córdoba.

– Prof.ª Dra. Carmen Martínez Capdevila, Profesora Titular de Derecho Internacional Público, Universidad Autónoma de Madrid.

– Prof.ª Dra. Montserrat Abad Castelos, Profesora Titular de Derecho Internacional Público, Universidad Carlos III de Madrid.

– Prof.ª Dra. Pilar Jiménez Blanco, Profesora Titular de Derecho Internacional Privado, Universidad de Oviedo.


– Prof. Dr. Enrique J. Martínez Pérez, Profesor de Derecho Internacional Público, Universidad de Valladolid.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Texto íntegro: ‘1- O Estafa Antidemocrática’

El texto íntegro rubricado por casi un millar de firmantes, la mayoría intelectuales y artistas que se definen de izquierdas.


Primero. La convocatoria no es transparente. Hecha mediante una “ley de referéndum” elaborada en secreto y a espaldas del Parlament. Aprobada a última hora, y sin tiempo para un debate sosegado que permita expresarse a todas las opciones en condiciones de igualdad.
Segundo. No establece un mínimo de participación. Pero se pretende que el resultado sea válido con solo un voto de diferencia, pudiendo hacer una declaración unilateral de independencia en 48 horas, sin el apoyo de una mayoría de la población catalana. A pocas semanas del 1-O no hay un censo oficial, lo que puede dar lugar a todo tipo de arbitrariedades.
Tercero. Se ha relegado y marginado a las fuerzas políticas de la oposición. Sustrayendo los más básicos derechos democráticos a los miembros del Parlament, cambiando el reglamento, acortando los tiempos e impidiendo el derecho a enmienda y el debate parlamentario. Y esto se hace utilizando una mayoría parlamentaria que no se corresponde ni con el 50% de los votos.
Cuarto. Han aprobado de forma “exprés”, en un solo día, tanto la “ley de referéndum” como las llamadas “leyes de desconexión”. Decisiones de transcendencia vital para toda la ciudadanía de Cataluña y las generaciones futuras pueden ser ejecutadas en cuestión de horas. No buscan que el pueblo catalán decida libre y conscientemente, sino una declaración unilateral de independencia.
Y quinto. El 1-O es una convocatoria unilateral. Puigdemont y su Govern dicen que actúan en nombre de la mayoría de la sociedad catalana, pero las fuerzas en las que se apoyan no representan más que el 36% del censo electoral.
Cualquier demócrata, sea cual sea su posición ante la independencia, debe rechazar esta convocatoria, impropia de una democracia y tramposa.
Por todo ello, los y las abajo firmantes, personas de izquierdas, de variada adscripción ideológica y de distintas culturas políticas, que hemos luchado por las libertades contra el franquismo, contra el terrorismo y contra la guerra, por los derechos de las mujeres y de las minorias sociales, y ahora contra los recortes, la corrupción y que rechazamos las políticas del gobierno de Rajoy, y con el convencimiento de que es posible un futuro común, libremente elegido, en el marco de un España plural donde estén reconocidas todas las identidades de los pueblos que la integran:
Rechazamos el 1-O como una estafa antidemocrática. Y llamamos a no participar en esta convocatoria, que es lo opuesto a un ejercicio de libre decisión del pueblo de Cataluña.

LOS FIRMANTES


Son un total de 367 firmantes, clasificados de la siguiente manera: 42 activistas, 17 sindicalistas, 29 profesionales de la Educación, 9 de la Sanidad, 4 periodistas, 13 autónomos, 37 profesionales de otras profesiones, 36 trabajadores, 40 jubilados y 22 ciudadanos. También firman 60 organizaciones.
Entre los profesionales destacados, 37 son de Cataluña:
Isabel Coixet (directora de cine), Javier Mariscal (diseñador), Juan Marsé (escritor), Mónica Randall (actriz), Julieta Serrano (actriz), Rosa María Sarda (actriz), Javier Marías (escritor y miembro de la RAE), Ignacio Martínez Pisón (escritor), Victoria Camps (catedrática de Filosofía de la UAB), Victoria Abellán (catedrática Emérita de Derecho de la UB), José Luis Guerín (director de cine), Félix Ovejero (escritor), Carlos Jiménez Villarejo (ex-fiscal anticorrupción de Catalunya), Antonio Doñate (ex-Presidente de la Audiencia de Barcelona y fundador de Jueces para la Democracia), José Antonio Gimbernat (filósofo), Antonina Rodrigo (escritora), Jordi Grau (director de cine), Lidia Falcón (abogada y presidenta del Partido Feminista), Joaquín Oristrell (director de cine), Esteban Maroto (dibujante), Nazario (dibujante), Concha García (poeta), Ricardo Cano Gaviria (escritor), Rosa Lentini (escritora), Federico Gallego Ripoll (poeta), José Enrique Martínez Lapuente (escritor), Montserrat Pratdesaba - Big Mama Montse - (cantante), Pilar Royo (historiadora), Carmen López (editora), Anna Estany (catedrática), Cristian Martí-Menzel (agente literario), Miguel Riera (editor), Paco Frutos (exsec gral PCE), Prudencio Comenero (sec gral Sección Comunicaciones UGT Catalunya), Toni Brull (concejal del PSC del Ayuntamiento de Salou), Andreu Crespi (ex-sec gral PSOE Baleares), José Asensi (miembro Ejecutiva PSPV)
Entre los profesionales destacados del resto de España se encuentran:
Rosa Montero (escritora), Juan José Millás (escritor), Fernando Colomo (director de cine), José Luis Alcaine (director de fotografía), Juan Madrid (escritor), Juan Torres (economista), Manuel Galiana (actor), Manuel Rico (escritor), Marisa Paredes (actriz), Miguel Rios (músico), Cristina Almeida (abogada), Vicente Molina Foix (escritor), Vicente Verdú (escritor), Antonio Zarco (pintor), Benjamín Forcano (teólogo), Fanny Rubio (escritora), Fermín Cabal (dramaturgo), Jorge Eines (director de teatro y maestro de actores), Julio Rodríguez (economista), Felicísimo Valbuena (catedrático Emérito de Ciencias de la Información UCM), Iona Zlotescu (investigadora literaria)

jueves, 7 de septiembre de 2017

Intento de Golpe de Estado en Cataluña: involucionismo y vergüenza.


El mayor ataque a la democracia desde el 23 de Febrero de 1981.
Los supremacistas junto a una parte de la izquierda marginal, filo-terrorista y antisistema (pro-dictadura estalinista) ha aprovechado con éxito los lavados de cerebro de la época Pujol y sus medios de comunicación, el victimismo, la crisis y la corrupción (que en Cataluña, y por parte de los gobernantes catalanes, tuvo y tiene tal vez el foco más evidente de Europa, exceptuando Albania y Sicilia)
Un intento seudo-fascista de cargarse 40 años de democracia y progreso.  
Nunca España, ni con monarquía o república, ni en el Trienio Liberal, ni con  los Ilustrados, ni con la Corona de Aragón o la de Castilla, ni en el Reino de Aragón, ni en el de Navarra, y menos los condados y reyes de taifas, con godos y antes con romanos, con íberos, salduvienses o celtiberos; nunca en la historia de esta península, repito: NUNCA hubo en esta parte del sur del continente europeo una época de tanta prosperidad. 
Pero hoy un grupúsculo de integristas quiere acabar con las libertades, con el estado de derecho, con la democracia social y con la igualdad de los ciudadanos.
Por supuesto debemos reconocer defectos, muchos defectos, vivimos en una sociedad imperfecta, pero ¿existe la sociedad perfecta? ¿dónde atan los perros con longanizas? ¿en Cataluña? ¿seguimos creyéndonos las utopías de los políticos del siglo XIX y principios del XX? ¿seguimos creyendo las falacias de Hitler, Franco, Mussolini, Stalin, Arana, Companys, Chaves, Maduro, Kim Jong-un, y de los aprendices: Pujol, Mas, Puidemont y Junqueras? 
No es posible encontrar otros 40 años dónde la democracia, la paz y el crecimiento económico hayan logrado alcanzar unos niveles dignos. Siempre podremos quejaremos,  llorar por la injusticia y existencia de ricos y pobres, de sanos y enfermos, de ovejas y leones; también porque no sea imperante la tradición y la cultura aragonesa o catalana o valenciana, como tampoco lo es la castellana, la asturiana, la vasca, la andaluza o la gallega. Podemos quejarnos porque el cielo es azul y no rosa, porque tú no me gustas y mandas, porque quiero mandar yo y no me dejan, porque el poder está en Madrid y no en Barcelona.
Mientras, el supremacismo pan-catalanista está reescribiendo la historia, y lo que todavía es más grave: No devolviendo lo que no es suyo, robando es la palabra.
Cualquier Estado Democrático tiene la absoluta legitimidad y obligación de actuar contra este intento de Golpe de Estado.

viernes, 1 de septiembre de 2017