domingo, 21 de junio de 2015

THE NEWSROOM Y DON QUIJOTE

Supongo que en las facultades de periodismo será de obligado cumplimiento ver la serie The Newsroom.
 «Loco soy, loco he de ser hasta tanto que tú vuelvas con la respuesta de una carta que contigo pienso enviar a mi señora Dulcinea; y si fuese tal cual a mi fe se le debe, acabarse han mi 'sandez' y mi penitencia; y si fuese al contrario, seré loco de veras.»
 “Por amor de Dios —dijo Sancho—, que mire vuestra merced cómo se da esas calabazadas; que a tal peña podrá llegar, y en tal punto, que con la primera se acabase la máquina desta penitencia; y sería yo de parecer que [...] se contentase [...] con dárselas en el agua, ó en alguna cosa blanda, como algodón; y déjeme a mí el cargo, que yo diré a mi señora que vuestra merced se las daba en una punta de peña, más dura que la de un diamante.

—Yo agradezco tu buena intención, amigo Sancho [...]; más quiérote hacer sabidor de que todas estas cosas que hago no son de burlas, sino muy de veras [...] Ansí que mis calabazadas han de ser verdaderas, firmes y valederas, sin que lleven nada del sofístico ni del fantástico”.
 “Y en lo que dices que aquellos que allí van y vienen con nosotros son el cura y el barbero…bien podrá ser que parezca que son ellos mismos; pero que lo sean realmente y en efecto, eso no lo creas en ninguna manera: lo que has de creer y entender es que si ellos se les parecen, como dices, debe de ser que los que me han encantado habrán tomado esa apariencia y semejanza, porque es fácil a los encantadores tomar la figura que se les antoja, y habrán tomado las de estos nuestros amigos, para darte a ti ocasión de que pienses lo que pienses y ponerte en un laberinto de imaginaciones, que no aciertes a salir de él aunque tuvieses la soga de Teseo; y también lo habrán hecho para que yo vacile en mi entendimiento, y no sepa atinar de dónde me viene este daño”. 
“Jamás he leído, ni visto, ni oído que a los caballeros encantados los lleven de esta manera y con el espacio [lentitud] que prometen estos perezosos y tardíos animales, porque siempre los suelen llevar por los aires con extraña ligereza, encerrados en alguna parda y escura nube o en algún carro de fuego, o ya sobre algún hipogrifo o en otra bestia semejante; pero que me lleven a mí ahora sobre un carro de bueyes, ¡vive Dios que me pone en confusión!”.
 “Pero quizá la caballería y los encantos de estos nuestros tiempos deben de seguir otro camino que siguieron los antiguos. Y también podría ser que, como yo soy nuevo caballero en el mundo, y el primero que ha resucitado el ya olvidado ejercicio de la caballería aventurera, también nuevamente se hayan inventado otros géneros de encantamientos y otros modos de llevar a los encantadores”.
 “A los cuales no se les puede dar a entender el error de su secta con las acotaciones de la Santa Escritura, ni con razones que consistan en especulación del entendimiento, ni que vayan fundadas en artículos de fe, sino que les han de traer ejemplos palpables, fáciles, inteligibles, demostrativos, indubitables, con demostraciones matemáticas que no se pueden negar, como cuando dicen: ‘Si de dos partes iguales quitamos dos partes iguales, las que quedan también son iguales”
 “¡Tales palabras has osado decir en mi presencia y en la destas ínclitas señoras [...]? [...] ¡Vete de mi presencia, monstruo de naturaleza, depositario de mentiras, almario de embustes, silo de bellaquerías, inventor de maldades [...]! etc.”. En contraste con Sancho, Dorotea sigue la corriente al hidalgo aun sabiendo que Sancho dice la verdad; sólo así logrará calmar a Don Quijote: “No os despechéis, señor Caballero de la Triste Figura, de las sandeces que vuestro buen escudero ha dicho [...] que, como en este castillo, según vos, señor caballero, decís, todas las cosas van y suceden por modo de encantamiento, podría ser, digo que Sancho hubiese visto por esa vía lo qué dice que vio, tan en ofensa de mi honestidad”.
 “¿Saltear de caminos llamáis el dar la libertad a los encadenados, soltar a los presos, acorrer a los miserables, alzar los caídos, remediar los menesterosos...? Venid acá, ladrones en cuadrilla, que no cuadrilleros, salteadores de caminos con licencia de la Santa Hermandad; decidme: ¿Quién fue el ignorante que firmó el mandamiento de prisión contra tal caballero como soy yo?".

 ¡…si hubiera leído un libro llamado Don Quijote ya tendría la respuesta.” Mark Twin
 “De todo cuanto me habéis dicho, hermanos carísimos, he sacado en limpio que aunque os han castigado por vuestras culpas, las penas que vais a padecer no so dan mucho gusto y que vais a ellas muy de mala gana y muy contra vuestra voluntad y que podría ser que el poco ánimo que aquel tuvo en el tormento, la falta de dineros de éste, el poco favor del otro y, finalmente, el torcido juicio del juez, hubiese sido causa de vuestra perdición y de no haber salido con la justicia que de vuestra parte teníades”
THAT’S HOW I GOT TO MEMPHIS
If you love somebody enough
You follow them wherever they go
That’s how I got to Memphis
That’s how I got to Memphis
If you love somebody enough
Then you go where your heart needs to go
That’s how I got to Memphis
That’s how I got to Memphis
I know if you’d seen her
You’d tell me ’cause you are my friend
I’ve got to find her
And find out the trouble she’s in
If you tell me she isn’t here
I’ll follow by the trail of her tears
That’s how I got to Memphis
That’s how I got to Memphis
She’ use to get mad and she’d say
She’d go back to Memphis someday
That’s how I got to Memphis
That’s how I got to Memphis
I got to find her
Tell her that I love her so
I’ll never rest till I find out why she had to go
Thank you for your precious time
Forgive me if I start to cryin’
That’s how I got to Memphis
That’s how I got to Memphis.
 ASÍ ES COMO LLEGUÉ A MEMPHIS
Si amas a alguien lo suficiente
Lo seguirás adonde quiera que vayan,
Así es como llegué a Memphis,
así es como llegué a Memphis.
Si amas a alguien lo suficiente
Entonces vas donde tu corazón necesita ir,
Así es como llegué a Memphis,
así es como llegué a Memphis.
Sé que si la hubieras visto
Me lo dirías, porque eres mi amigo
Tengo que encontrarla
Y descubrir en qué lío anda metida.
Si me dices que no está aquí,
La seguiré por el rastro de sus lágrimas
Así es como llegué a Memphis,
así es como llegué a Memphis.
Ella solía perder la cabeza y decía
Que algún día volvería a Memphis,
Así es como llegué a Memphis,
así es como llegué a Memphis.
Tengo que encontrarla
Y decirle lo mucho que la quiero
No descansaré hasta saber por qué tuvo que marchar
Gracias por tu precioso tiempo
Perdóname si me pongo a llorar,
Así es como llegué a Memphis,
así es como llegué a Memphis.

Aaron Sorkin - Emily Mortimer - Jeff Daniels



Publicar un comentario