martes, 20 de enero de 2015

Tranvía de Zaragoza: qué vergüenza de políticos.


Pese a la oposición ciudadana continúa la vergüenza ¿Qué misterio oculta esa obstinación? ¿Hasta dónde alcanzan determinados intereses espurios? ¿Por qué Chunta Aragonesista persiste en semejante salvajada y ruina? ¿Por qué Izquierda Unida apoya obras tan sospechosas? Del PSOE no digo nada. ¿Quién puede votar a semejante sarta de políticos impresentables? El comercio minorista a la bancarrota, alguno incauto se cree  lo contrario (en la bancarrota está hace tiempo el Ayuntamiento de Zaragoza y la prensa no lo dice, el tranvía es una obra deficitaria y  super-subvencionada, y no la pagará Alemania, ni Madrid, ni San Valero, se subvenciona con abusivos impuestos a los zaragozanos, lo uses o no uses, estés de acuerdo o en contra de ese despilfarro, el dinero sale de nuestros bolsillos, aunque haya tontos que se creen que solo sale de una máquina. Ah... también lo pagan los aragoneses de Huesca o de Teruel) los conductores de autobuses al paro, la hostelería a cerrar, los vecinos a soportar obras y rodeos ridículos, los taxistas a sufrir y aguantarse. Los políticos municipales a recibir regalos. Los ciudadanos a callar y agachar la cabeza. ¿Dónde está el sentido crítico? ¿Dónde la cordura? La barbaridad la hizo el PSOE con CHA e IU, igual la habría hecho el PP y el PAR, ¿Qué opina PODEMOS? ¿Qué opina UPyD? ¿Y Ciudadanos? ¿Zaragoza se levantará cómo se levantó el barrio de Gamonal en Burgos? la burrada es la misma o superior, y los alcaldes, aunque de distinto partido, del mismo pelaje; aunque Belloch sea muchísimo más listo, dejará de ser político y aforado y volverá a ser juez y aforado, y en edad de jubilación.


Publicar un comentario