domingo, 1 de febrero de 2009

LA ORDEN

Un libro de Tim Willocks
Publicado por Círculo de Lectores (2006)
Estamos ante una novela de género, una novela histórica al uso. Interesante como aventura y acertada en el contexto (el Cinquecento es ubérrimo para la ficción). Sin duda bien resuelta la maraña de personajes y alejada del maniqueísmo acostumbrado, aunque me resuena mi infancia de lector apasionado del Capitán Trueno. Este Best Sellers es verosímil históricamente, pero me cuadra poco el comportamiento de los protagonistas en la época; hay que recordar a Willocks que el siglo XVI no es la Edad Media, es la Edad Moderna. Obviamente no abunda la literatura; aparece a cuenta-gotas, y eso que el autor mejora sustancialmente a los José Luis Corral Lafuente, Katherine Neville y un amplio etcétera. Lo bueno de estas novelas (es el motivo de mis lecturas) es que da pie a ahondar en el discurrir de la historia. De hecho no conocía que la Orden de Malta continua existiendo; su sede esta en Roma y tiene consideración de Estado, con pasaportes y todo. También me ha refrescado el papel de Aragón en el mediterráneo, y su larga y estrecha relación con La Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta.
“Todos los gallos son reyes cuando cacarean desde su montón de estiércol”
El destino es una malla cuyas hebras sólo reconocemos cuando se han desenmarañado.”
Pater noster, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua Sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.
”Dos sargentos de la Religión, aragoneses por su aspecto, conducían a un turco desnudo y maniatado por la calle Majistral.” (pág. 206)
”…., junto a cinco monjes de la Lengua Aragonesa vestidos con el equipo…”(pág. 297)
”En ese momento, italianos y aragoneses se encontraban en medio del combate…”(pág. 306)
”Defendía la propuesta Claramont, caballero comandante de la Lengua de Aragón, apoyado por ….”(pág. 564)
”Dicen en Arabia que hace mucho tiempo todas las rosas eran blancas. Una noche, bajo una luna menguante, un ruiseñor se posó junto a una de esas rosas, una rosa blanca de tallo muy largo, y nada más verla, se enamoró perdidamente de la flor. Hasta entonces, nadie había oído nunca el canto de un ruiseñor. Pasaban toda su vida en silencio, de principio a fin; pero el amor de aquel ruiseñor por aquella exquisita rosa blanca era tan intenso que una canción de increíble belleza brotó de su garganta. El ave desplegó las alas, rodeó a la rosa en un abrazo apasionado, pero con tan desbocada pasión que las espinas se le clavaron en el corazón y murió rodeando a la flor con las alas. La sangre del ruiseñor manchó los pétalos blancos de la rosa. Por eso, desde entonces, algunas rosas son rojas cuando florecen.”
”Pero no os engañéis pensando que hay algún principio elevado en juego. Esto de aquí no es más que otra pequeña guerra costrosa, como tantas otras. Cambiará una línea en el mapa, o quizá no, y después habrá más guerras, y más guerras después, y otras más cuando aquéllas se hayan terminado. Hombres como Suleimán y La Valette seguirán guerreando hasta el fin de los tiempos, ya que es algo inherente al ser humano, y nunca faltarán seguidores ni razones para luchar.”
Mi concepto de victoria es engordar y hacerme viejo, contemplar cosas bellas (y quizá incluso traer algunas al mundo), comer bien y sentir el viento en la cara y la piel tierna de una amante en las manos.
“La situación, tal como la veía Starkey, era así. La mayor armada desde la Antigüedad, con las mejores tropas del mundo moderno a bordo, había sido enviada por Suleimán Sha a la conquista de Malta. Si los turcos triunfaban, Europa quedaría expuesta a una oleada de terror islámico. Sicilia sería para ellos un fruto maduro. La reconquista musulmana de Granada no sería impensable. La propia Roma temblaría. Pero por muy importantes que fueran esas victorias estratégicas, la ambición más apasionada de Suleimán era exterminar a los caballeros de San Juan, esa singular banda de monjes sanadores y guerreros que algunos llamaban los caballeros del Mar y otros los hospitalarios, y que en época de la Inquisición tenían la osadía de hacerse llamar la Religión.”
Los Hospitalarios aragoneses, en su calidad de monjes soldados, participaron en algunas empresas de la Corona, al mando del Castellán de Amposta. Es más de destacar su labor en la colonización del territorio aragonés. Cetina (entre 1151-1157), La Almunia de Doña Godina (1178), Alpartir (1178), Grisén (1178) y Aliaga (1216). Las monjas de Sijena dieron carta de población a Candasnos (1217) y a Bujaraloz (1254). Dentro de su actividad económica, debe señalarse la plantación de viñedos, puesta en cultivo de landas, mejoras en el sistema de riegos y potenciación de nuevas fuerzas hidráulicas, asimismo la creación de molinos, apertura de mercados, etc. En otro orden de actividades señalemos la custodia de objetos de valor, préstamos a la realeza y a los particulares, desempeño de fincas y otras operaciones financieras
Johan Ferrández d'Heredia GRAN MAYESTRE D’A ORDEN DE SAN CHUAN (Munebrega (Comunidat de Calatayú), 1310 - †Abiñón, 1396) estió un relichioso aragonés d'o sieglo XIV, miembro d'a Orden Militar d'o Espital de San Chuan de Cherusalén, y dentro d'ella estió Castellán d'Amposta dende 1346, y Gran Mayestre u Mayestre de Rodas -cargo més gran- dende 1377. Estió o promotor de numerosas traduzions y complilazions d'obras istoricas en aragonés, y consellero d'os reis d'Aragón. No se sabe guaire d'a nineza, pero en 1328 ya yera caballero d'a orden d'o Espital. A escape puyó en a Orden, como comandador de Billel, Aliaga y Alfambra. En 1348 refirmó a politica de Pero lo Zerimonioso d'oposizión á la Unión Aragonesa, que remató en a Batalla d'Epila. Dimpués colaboró con o rei d'Aragón en afers diplomaticos, y marchó ta la isla de Rodas pa cusirar a luita contra os turcos en Grezia, en do fue preso catibo por más d'una añada. Dende 1382 dica la muerte residió en Abiñón, seu d'o Papa aragonés Pedro Martínez de Luna, Benedito XIII. Allá por 1350 encomenzoron as inquietuz literarias de Johan Ferrández d'Heredia. Estió un intelectual reconoxito dentro e fuera d'a Corona d'Aragón, y a suya biblioteca yera deseyata por umanistas como Salutati; belunos lo consideran uno d'os primers umanistas, pero a suya mentalidat encara yera de tot mediebal, encara que a faina de recuperazión d'obras clasicas fuese pionera en toda Europa. L'aragonés d'as suyas obras ye poco uniforme: i ha obras muito castellanizadas, n'i ha atras en un aragonés muito puro, y también una ripa de catalanismos, italianismos, elenismos, etz. Ixa dibersidat s'atribuye por un regular ta os copistas no aragoneses que eban de fer as obras en ista lengua, t'a inesistenzia d'una luenga capaz enta par d'alabez, y ta os prozesos de traduzión dende luengas como o castellán, o catalán, o francés, l'italiano y o grieco clasico y bizantino. Con tot, os contemporanios y él mismo siempre la identificoron como "lengua aragonesa" u "aragonés".
Entrevista a TIM WILLOCKS: “Me gusta lo que dijo Coppola de Apocalypse Now: No es una película contra la guerra. Es una película contra la mentira.» También citar el título del fabuloso libro de Chris Hedges: La guerra es la fuerza que nos da sentido. Después de muchos milenios de filósofos alabando a la paz, la guerra sigue proliferando. Como mínimo, parte de la razón es que los hombres aman la guerra; no sólo el combate, sino el hecho de que todas las relaciones humanas se intensifican con la guerra. Y así es en La Orden.”
Entrevista a TIM WILLOCKS: “Para mí, las neurosis del mundo moderno, incluidas las mías, son aburridas. Ya que las vidas de la raza humana nunca han estado tan interconectadas como ahora, y que nunca ha habido un peligro y un conflicto tan globalizados, me sorprende que la literatura en general muestre tan poco interés. En Gran Bretaña, la novela de mayor éxito en 2007 fue un libro sobre la eyaculación precoz. Uno puede decir «¡qué apropiado!». Pero, mientras tanto, el mundo sigue en llamas con enormes conflictos primigenios. Diría que la enseñanza que podemos sacar al estudiar civilizaciones antiguas, incluida la nuestra, es que la mayor parte de la raza humana aún está motivada por los mismos y poderosos instintos primarios. Los occidentales inteligentes se asombran una y otra vez ante los acontecimientos mundiales «¿Por qué no pueden ser todos como nosotros, que sabemos lo que hay que hacer?», parecen preguntarse. Y pretenden mostrar una repulsa moral ante esos impulsos. Pero eso no contribuye a que entendamos a los otros. Explorar el pasado puede ayudarnos a ver esos aspectos fundamentales de nosotros mismos que hemos enterrado y reprimido.”
Publicar un comentario