domingo, 6 de abril de 2008

Alucinado estoy

Alucinado estoy. “Heraldo de Aragón” se escandaliza y titula: “Zapatero premia en su Gobierno a las Comunidades que le dieron el triunfo, excepto a Aragón”. En páginas interiores abundan: “Andalucía fue gratificada con una nueva ministra….Cataluña, mantuvo su cuota de dos miembros del PSC en el Gobierno, aunque en ministerios de más peso político. Pero la novedad estuvo en el PSE, que ha conseguido situar a un vasco… Mientras, el PSOE aragonés –a pesar de aportar 8 de los 13 diputados que había en juego en toda la Comunidad- no avanza respecto a 2004….A la situación de ayer (12 de abril de 2008) hay que sumar que ya fue la única federación del partido que, pese a aumentar su diferencia con el PP en las elecciones, quedó excluida de los puestos de dirección de los grupos del PSOE en el Congreso y el Senado y de las Mesas. En esos órganos, el PSOE andaluz y el PSC colocaron a tres de sus representantes y el PSE situó a dos.” El diario “independiente” en su “Crónica política” despliega toda su artillería y recalca: “Zapatero relega al PSOE aragonés”; y continua con un rosario de afirmaciones de esta índole: “dejado relegada a un puesto secundario sin razones objetivas” “prioridad…. del entorno de…. Miguel Sebastián cuyo currículum está más que cuestionado y su fracaso en…. Madrid no es la presentación idónea para que asuma el alto nivel de responsabilidad” En el “editorial oficial”, Heraldo eleva su opinión a nivel superior, al “nacional” (la prueba de ser un periódico provinciano) y titulan: “Nuevo Gobierno, más de lo mismo” después de un mero repaso y leve critica a los ministros y los ministerios resume y sentencia su argumentación: “el deseo de Zapatero de ser más que nadie”. Para el final, como apéndice aparte, apostilla o post-data comenta: “Ausencia aragonesa” “no ha creído necesario pagar cuota aragonesa” y recuerdan (ahora, después de las elecciones) de la “eternamente prorrogada deuda histórica con Aragón” “Pacto del Agua, que no se cumple” y el agravio de “el minitrasvase de la aguas del Ebro a Barcelona, ya decidido”. Una de sus columnistas, cabizbaja y disgustada, proclama: “Para Aragón, consagrada en estas elecciones como feudo socialista, y ausente del Consejo de Ministros desde hace lustros, tener un miembro en el Gabinete hubiera sido la muestra de que la Comunidad adquiría el peso específico que le falta” y sentencia: “Zapatero se queda en las buenas palabras”. Continua la articulista nominado a Eva Almunia como ministrable (olvidándose de su gestión como Consejera) y contraponiéndola a Magdalena Álvarez “pese a que fue el aragonés Morlán el que le sacó del fiasco del Ave en Barcelona”. Reconoce (por fin el Heraldo parece reconocerlo) que siempre aparecen las mismas excusas: “la cantinela de la importancia de los segundos niveles”. Para cerrar recuerda (noticia de esas que interesa pasar de puntillas) que el PSOE cediera un senador por Teruel al PNV para poder formar grupo; y reprocha: “no lo hicieron los senadores catalanes, andaluces, vascos o gallegos…Ellos ponen los ministros” Alucinado estoy. “Heraldo de Aragón” se cae del burro. ¿La celebración por la perdida del diputado aragonesista ya ha concluido? ¿El trabajo sistemático, abnegado, subliminal y laborioso de negación de la necesidad de representación aragonesista en Madrid ha concluido? ¿Qué pasa Sr. Fatás, su querido PSOE madrileño no lee el Heraldo? ¿No reconoce su inquebrantable esfuerzo?